miércoles, 21 de febrero de 2007

No pongas cara triste

También es gracioso que la ley del Alcohol se haya ido al carajo precisamente ahora que empieza la Cuaresma.

1 comentario:

batiscafo dijo...

Buena observación. Me encanta esa coincidencia que avala al cristianismo como religión de la alegría.

Viva el buen vino multiplicado en las bodas de Caná, elegido por Cristo como sacramento, preservado en los monasterios de la Edad Media.