domingo, 21 de enero de 2007

Publicano for president

Escucho con un nuevo timbre -casi descubro- las palabras que San Pablo nos trae hoy:

Más aún, los miembros que parecen más débiles son más necesarios. Los que nos parecen despreciables, los apreciamos más. Los menos decentes, los tratamos con más decoro. Porque los miembros más decentes no lo necesitan. Dios organizó los miembros del cuerpo dando mayor honor a los que menos valían"

1 comentario:

Francis dijo...

Me gustó mucho esa lectura de ayer, en especial (mira tú qué cosas), lo de "los menos decentes los tratamos con más decoro".