domingo, 14 de enero de 2007

Pregunta retórica

¿Por qué pedigüeños y mendigos se apuestan a la puerta de las iglesias y no de las discotecas, o los sindicatos, o las casas del pueblo, o Génova-13, o las logias, o la Academia del Cine?

3 comentarios:

batiscafo dijo...

Lo que más me gusta de la entrada de hoy es precisamente el título.

El cristianismo sigue siendo escándalo para los judíos y locura para los gentiles.

Los sencillos de corazón esperan de los cristianos misericordia; los pillastres aprovechan la misericordia para sacar rendimiento, los hipócritas se rasgan las vestiduras antes los pecados de los hijos de Dios.

En definitiva: el Cristianismo sigue siendo signo de contradicción.

CGC dijo...

Agus, te felicito. Uno de tus mejores posts. Pareces Chesterton, colega ;-)

Agus dijo...

Thanks, majo!