viernes, 29 de septiembre de 2006

Sín título, aún

Ni siquiera el hecho de llevar meses agonizando impidió que la muerte, como hace siempre, le pillase de improviso. Ya había llorado lo preciso, primero en compañía y después solo, velando por última vez el cuerpo de su padre, ahora cadáver. Ya había examinado una y otra vez los recuerdos que guardaba de él, amontonados como fotografías en una caja de zapatos.

Avanzando la madrugada, y reacio a abandonarse al sueño esa última noche, quiso hacer recapitulación de su propia vida, quizá con el ansia repentina de enfrentarse a la muerte en buena disposición, una vez cuadradas las cuentas. De salud se encontraba perfectamente, satisfecho de su vida, despejado el panorama de cualquier sombra que pudiera hacer pensar en un final cercano. Pero quiso recapitular porque se dijo que era más honrado hacerlo sin el aliento de las Parcas en el cogote. Le parecía un gesto más libre. La conciencia se lo pedía.

(Continúa)

miércoles, 27 de septiembre de 2006

Síndrome de la hoja en blanco

Así lo llaman. Cuando el escritor se dispone a escribir y... y... y... unas palabras, se tachan; un breve esquema de la historia, pero la cosa no marcha. Debe ser realmente angustioso. E intuyo que va asociado a que la escritura sea un deber, un medio de vida. O quizá es simplemente una forma de depresión.

Desde hace unos días, he comenzado una nueva vida laboral, que incluye dedicar tres horas a la escritura. Mi objetivo es elaborar una novela que lleva tiempo rondando mis pensamientos. El primer día lo dediqué a conocer mejor al protagonista de la novela. Hace tiempo que trabé relación con él. Apareció mientras pergeñaba la trama para otra novela, que seguramente se pierda en mi memoria. Desde hace meses, nos hemos encontrado, he pensado bastante sobre él, tratando de saber un poco más -necesito todo- su pasado. Infancia, juventud, padres, hermanos, traumas, creencias, sucesos vitales... Para entender por qué me lo encuentro, a las puertas de la historia que narraré, destrozado, de vuelta, lleno de cinismo, el corazón baqueteado. Es una experiencia embriagadora, la de dar vida a un personaje experimentando aquella respuesta de manual de entrevista para autores: que los personajes cobran vida propia y demás, o, subiendo unas décimas el tono, aquella idea de Miguel Ángel Buonarroti según la cual, la escultura estaba "ahí", dentro del bloque de mármol, y él sólo tenía que desbastarlo. Pues así me ando, desbastando a mi personaje, del que apenas me falta el nombre.

Pero vuelvo a lo del síndrome, que es lo que nos ha traído a este rincón. El caso es que, al día siguiente me encontré un poco maniatado por la inutilidad. Bien es verdad que no fue tanto por impotencia creativa como por falta de datos y de documentación para ir hilando el argumento principal de la historia. Ya estoy poniendo los medios para solventar mi incuria (que diría Prada). Aunque otro poco de desgana sí que hubo. De hecho, para superarla, ya que mi sensibilidad no estaba para alimentarse con un churrasco elaborado, tuve que darle píldoras nutritivas en forma de proyecto de relato. A contrapelo, dediqué el tiempo a tratar de escribir algo para un concurso del que me han pasado las bases. Pensé que era misión imposible hacer algo que mereciera la pena. Me cuesta mucho encontrar mi voz en un relato. O lo que es lo mismo: soy un negado. Lo mismo con la poesía. No sabía que también las musas tuvieran horario.

Tres días después tengo el placer de anunciar que he dado a luz un relato del que no me avergüenzo, de diez folios a doble espacio y trabajado con esfuerzo. Mañana, o pasado, y así no me llevará mucho tiempo, colgaré las primeras líneas aquí.

sábado, 23 de septiembre de 2006

Acordaos de Mengele

Los simios son animales inteligentes y sensibles y merecen más derechos que un embrión humano"

Uno lo lee, así, en gran tipografía, y se queda al borde de la apoplejía. ¿Quién será el demente disfrazado de científico que dice semejante machada? Se llama Peter Singer y es el promotor del famoso Proyecto Gran Simio. Sí, el mismo que lucha por la liberación animal (así se titulaba su obra de 1975) , y que El Mundo, donde se publica la entrevista (firmada por Carlos Fresneda, corresponsal en los EEUU) llama "pionero en el campo de la bioética".

Si no fuera por la machada y porque uno no quiere ser periodista al uso, no indagaría en las respuestas de semejante mequetrefe moral.

El titular procede de la siguiente secuencia de afirmaciones:

P.- Cuando usted publicó Liberación Animal, en 1975, vaticinó el día en que la ONU tomaría cartas en el sunto y aprobaría una declaración de derechos de los animales ¿No estamos aún muy lejos?

R.- Tal vez. El movimiento de la liberación animal no ha avanzado lo rápido que pensábamos entonces, pero se han dado grandes pasos. Y éste que puede dar España, con la adhesión al Proyecto Gran Simio, puede tener un gran alcance simbólico. Estoy siguiendo con muchísimo interés el debate.

P.- Pues habrá oído lo que dijo cierto obispo: «Intentan dar a los animales los derechos que les negamos a los humanos...».

R.- Sí, no se me escapa la polémica, con la cuestión del aborto como telón de fondo. Pero permítame que haga una distinción. Los simios son seres inteligentes y sensibles, que son conscientes de sí mismos y sienten el dolor, que tienen relaciones con otros seres, que pueden afligirse cuando uno muere. Nada de esto se da en un embrión. El embrión no es un ser consciente, no siente el dolor, no sufre ni tiene relaciones. Desde la perspectiva utilitarista, es apropiado conceder derechos en concordancia con la capacidad cognitiva, con las habilidades mentales y emocionales. Y desde este punto de vista, el simio es superior y merece más derechos que un embrión humano"


Así nos luce el pelo. Según eso, habría que cargarse a unos cuantos que podemos considerar inconscientes de sí mismos, que no sienten el dolor... Etc.

Soy reacio a responder con el abrupto y con la descalificación simplona ante los argumentos que no me gustan, por muy salvajes que sean. Pero me acabo de tomar la cervezita del aperitivo y mi capacidad de autodominio está limitada, así que lo diré a mi modo: este valiente hijo de puta (por lo que veremos a continuación, su madre la pobre no tiene la culpa) sigue explayándose en su inhumanitarismo vestido de cientifismo utilitarista:

P.- Hablando de enemigos, usted se ganó unos cuantos con esa polémica frase, extraída de otro de sus libros, Ética Práctica: «Matar a un niño incapacitado mentalmente no es el equivalente a matar a una persona». ¿Hemos leído bien?

R.- Volvamos a lo que decíamos antes, la diferencia entre los grandes simios y los embriones humanos. Yo parto de un planteamiento utilitario: creo que debemos tener derechos en consonancia con nuestras capacidades, con nuestra conciencia del mundo, con cuánto podemos sufrir... Un niño nacido con una enfermedad severa de discapacidad mental no es una persona con conciencia de sí misma. Me parece más grave matar a una persona que tiene plena conciencia de sí mismo, con capacidad para planear y anticipar su futuro.

P.- ¿Y esta visión utilitarista no nos lleva de cabeza a la
eugenesia?

R.- No lo creo. Obviamente, yo rechazo la idea de que unas razas están mejor dotadas que otras o algo parecido. Pero pienso que es razonable tomar decisiones sobre quién debe vivir o morir en situaciones límite, y de hecho ya estamos haciendo eso: cuando se pone la vida de la madre por delante de la del embrión en un diagnóstico prenatal, por ejemplo... En Gran Bretaña, hace unas semanas, se dio un caso de selección de embriones para prevenir la trasmisión genética del cáncer: yo apoyo esa decisión. Si queremos llamarlo eugenesia, me parece una buena forma de eugenesia, aunque todos sabemos que es una palabra maldita, que arrastra la mala fama desde la época de los nazis. Es más políticamente correcto hablar de «características deseables para la selección»"

Bien dicho. En efecto, lo que hicieron en Gran Bretaña, y lo que está haciendo con pasmosa frivolidad este Occidente de rasgos en ocasiones repulsivos no es ni más ni menos que una renovación del pensamiento y la praxis nazis. Efectivamente, matar judíos sigue todavía arrastrando mala fama, gracias a Dios. Buena lógica la del utilitarista de pacotilla

P.- No me negará que es muy difícil trazar la línea y definir esas «características deseables»...

R.- Sí, pero tenemos que abrir el debate. No podemos ponernos una venda en los ojos. Conforme se descubran más y más genes habrá más discusiones sobre qué «selecciones genéticas» son o no deseables, y yo creo que con el tiempo se llegará a un consenso social... Pero no hay por qué temer que de ahí pasemos automáticamente al extremo de esterilizar a una parte de la población o que a una raza se la considere superior a otra.

Qué va, qué va, no hay por qué temerlo. Mientras no sea "automáticamente"...

P.- Hablemos de otro tema candente: su madre sufrió Alzheimer y usted era partidario de aplicarle la eutanasia...

R.- Mi hermana y yo teníamos diferentes opiniones sobre a partir de qué punto merecía la pena mantenerla con vida. Si hubiera tenido la decisón en mis manos, le habría permitido morir seis meses antes. Pero mi hermana no estaba preparada para esa decisión y lo respeté. Yo sí lo estaba.

Criar hijos para esto. Menos mal que la respetó. No como los asesinos de Terri Schiavo.

Cuando un periódico concede esta importancia (dos páginas a todo tren) a semejante diablo es que la barbarie ya ha puesto el campamento entre nosotros hace tiempo.

PD: Esta mañana he ido a comprar raudo El País. Hoy vendían la joya cinematográfica de John Ford Las uvas de la ira, que os recomiendo vivamente.

jueves, 21 de septiembre de 2006

Looking for veritas


Lo digo como uno de los muchos ejemplos curiosos que ilustran cómo mi cambio de opinión surgió realmente no de influencias extrañas sino de mi propia actividad mental y las circunstancias de mi entorno"


Palabras de Newman en su Apologia pro vita sua que leo estos días. Voy descubriendo la talla de un hombre de honestidad intelectual y rectitud moral. También de él esta definición breve pero certera del liberalismo teológico:


La verdad es que yo comenzaba a preferir la excelencia intelectual a la moral"


La ilustración, una pintura de Newman en torno a 1840, por cortesía de Terzio.

martes, 19 de septiembre de 2006

¿Una verdad urgente?

Copio sin acotaciones la columna brillante, que aplaudo, de Hermann Tertsch en El País. Si queréis, comentamos. Me quedo con el final: "Muchos creen que el intelectual Benedicto XVI no era consciente de los efectos posibles de su discurso. Puede que sí y pensara que reprimir verdades urgentes sólo favorece a quienes se mecen en la mentira o el miedo. Lamentar los dolores que la verdad produce no significa pedir perdón por expresarla. Ratisbona se perfila ya como el primer gran favor que Benedicto XVI nos hace desde su pontificado a todos, al islam y a Occidente". Al tiempo.


Previsibles y poco conmovedoras son las reacciones de angustia y estupor de intelectuales, políticos y observadores occidentales ante la furia del mundo islámico por un comentario y una cita que el papa Benedicto XVI hizo en referencia a la incuestionablemente arraigada vocación del islam de imponerse por la fuerza. Nadie rebate al Papa, pero todos lo consideran culpable del conflicto. En el mundo islámico tampoco hay mayor sorpresa. El habitual celo de los moderados por dar la razón a los radicales se ve bien combinado con los insultos y maldiciones al Papa y a Occidente por favorecer, supuestamente a los radicales. Ni una voz surge con el coraje de decirles a los suyos que su indignación es gratuita, inducida o hipócrita. De la escuela coránica más fanática en Karachi a las mansiones de los funcionarios de la organización de la Conferencia Islámica (OCI) con los niños en internados en Suiza, todos dicen saber que la culpa de que el islamismo genere sociedades fracasadas, jamás libres, y sea incapaz de afrontar la modernidad, la tienen los demás, "los cruzados", ahora el Papa."

"En su discurso de Ratisbona, el pontífice se refería al rechazo que cualquier adoración a Dios ha de tener a los intentos de sus fieles de forzar su expansión por la violencia. Incluida la fe cristiana, que durante tanto tiempo lo hizo. Había mucho de autocrítica de la Iglesia de Roma cuando así se expresaba el Papa en su patria bávara, bastión de la contrarreforma. Pero estas consideraciones carecen de sentido. Primero porque los ofendidos no conciben la autocrítica. Y sobre todo porque no estamos ante una reacción de genuina ofensa o buena fe traicionada sino ante una nueva operación de la vanguardia radical del islamismo para reafirmar el secuestro de la comunidad religiosa islámica mundial y elevar un grado más la amenaza a las sociedades libres. Pagamos hoy también la muy indigna reacción de la mayor parte del mundo occidental en la crisis de las viñetas de Mahoma, cuando quedaron en evidencia las fisuras y dudas sobre nuestros principios en Occidente. El ejército de caricaturistas, intelectuales y políticos que se prodigan en guasear sobre un Cristo o el Papa se abstuvieron de solidarizarse con los daneses y de paso los tacharon de ultraderechistas. Las comunidades islámicas en Europa saben ya cómo callar bocas."

"En todo caso sería ahora conveniente que nos diéramos cuenta de que la reacción habida demuestra brutalmente la profunda verdad que ha expresado el Papa. Y desvela la falacia de la teoría de que un cambio nuestro de conducta puede llevar al islam a adecuarse y a renunciar a un Dios total en la vida diaria y política de los individuos y los pueblos. Ese viejo dilema entre lo de Dios y lo del César. Desde la buena o la mala fe, el islam ha de saber que nuestro César es el Estado de derecho y las libertades, la de expresión la primera, no negociable con Dios alguno."

"El islam que se dice moderado debería movilizarse para hacer frente a quienes se atribuyen el monopolio de su fe. Y no podemos ayudarle. Sería muy útil que se revolviera contra la manipulación, sacara a la gente a la calle cada vez que desde televisiones como Al Yazira o Al Manar se utiliza a Alá para llamar al crimen, a mutilar a mujeres, celebrar asesinatos, demandar la reconquista de Andalucía, Sicilia o los Balcanes o aplaudir al presidente iraní cuando promete exterminar a los judíos. En caso contrario, esos ejercicios de moderación de reyes, ulemas, generales o intelectuales se antojan un cálculo cínico o indiferente que compra seguridad al fanático a cambio de manos libres para atacar a Occidente. Los sabios templados del mundo islámico son hoy tan irrelevantes como la leyenda del idílico Al Andalus, ese producto ideológico turístico sevillano. Es el islam el que debe dejar de amenazar, quemar y matar por el hecho de que alguien hable, escriba o dibuje. Muchos creen que el intelectual Benedicto XVI no era consciente de los efectos posibles de su discurso. Puede que sí y pensara que reprimir verdades urgentes sólo favorece a quienes se mecen en la mentira o el miedo. Lamentar los dolores que la verdad produce no significa pedir perdón por expresarla. Ratisbona se perfila ya como el primer gran favor que Benedicto XVI nos hace desde su pontificado a todos, al islam y a Occidente"

Generosa imprudencia

En la página 29 de El Mundo de hoy, nos encontramos un artículo de Vittorio Messori muy bueno, que trata de explicar qué ha pasado estos días con la lección magistral del Papa y las reacciones que dan la razón a la letra y al espíritu de su discurso. El media-system, dice, no ha permitido a B-16 que se pusiera por un rato la toga de profesor.

Empieza presentando el panorama:

Los cristianos de mi generación pasaron gran parte de su vida peleándose con los que no creían en Dios: los comunistas. Pero ahora tienen que confrontarse con los que creen demasiado en Dios: los musulmanes. Y si éste es el menú, no queda más remedio que aceptarlo, porque los cristianos siempre somos rehenes del realismo evangélico"

Efectivamente, lo sucedido estos días parece abrirnos los ojos y decirnos: eh, que la lucha (pacífica, obviusly) no es sólo contra el relativismo, sino también contra el fundamentalismo. Que, por cierto, parecen tocarse. Ayer, me decía uno que estaba extrañado de que se hubiese colado esa cita en el discurso del Papa, que con Navarro-Valls eso no habría pasado. Yo, sinceramente, creo que el Papa no era consciente de las reacciones que se iban a producir. Es demasiado bueno, demasiado honesto intelectualmente para esta sociedad. Y Messori lo explica muy bien.

El Papa ha tropezado en lo que parece ser una generosa imprudencia. Durante un par de horas quiso volver a ser el profesor Joseph Ratzinger que se dirige a los colegas de la universidad donde ha enseñado. Una especie de pausa para él, que siente profundamente sobre sus espaldas el peso de la guía de los 1.000 millones de católicos a los que tiene que dirigirse con encíclicas, documentos magisteriales y homilías. Con certezas que confirmen en la fe, no con hipótesis y búsquedas académicas."

"Dejando de lado, por un momento, la sotana blanca papal, creyó poder revestirse con la toga negra de los profesores. Con ese candor evangélico que lo hace amable y ajeno a cualquier engaño, lo que no tuvo en cuenta es que el media-system no le iba a permitir que volviese a ser profesor entre los profesores y que lo iba a seguir evaluando como Papa; que la mayoría de ese sistema no iba a entender una lección tan compleja; que iba a recurrir a síntesis brutales; que se iba a focalizar la atención no sobre la universalidad de la cultura, sino sobre la candente actualidad"

Continúa con una frase certera. Dicha por un periodista supongo que no provocará las reacciones habituales por parte del sector periodístico, algo parecido a lo de los islamofascistas pero en versión verbal:


No siempre por mala voluntad, sino por una inevitable deriva, el periodismo confirma a menudo las afirmaciones de Joseph Fouché, el luciferino ministro de Policía de Napoleón: «Dadme lo escrito por cualquiera y os aseguro que, aislando una frase del contexto, soy capaz de enviarlo al patíbulo»."

"En efecto, si cualquiera que conozca los mecanismos de la información (desinformación) hubiese visto antes de que fuese pronunciado el texto de la lectio magistralis del profesor Ratzinger, le habría advertido que buscase otras citas distintas de la del séptimo coloquio del emperador Manuel II Paleólogo con un docto persa: «Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba»."

"Porque no cuenta que sea una cita de un autor antiguo, que el profesor Ratzinger precisa y clarifica. No cuenta tampoco que la cita sea dada con precauciones como «una forma sorprendentemente brusca» o «un lenguaje duro». Y ni siquiera cuenta que, con las distinciones que Ratzinger no deja de hacer, describa una verdad objetiva."

"Cuenta el hecho de que la frase iba a ser sacada del contexto y, eliminadas las comillas, se le iba a atribuir no al remoto Paleólogo, sino a Benedicto XVI. La cosa era tan previsible que no ha faltado quien de inmediato pidió una fatwa de muerte para Benedicto XVI."

"Y, de hecho, no se lanzó una, sino muchas, sin leer el resto del texto, antes de que fuese traducido al árabe y que se pudiese analizar más allá de las extrapolaciones abusivas de las agencias de prensa"

El resto del artículo lo dedica a ponernos ante la realidad del diálogo interreligioso. Va a la raíz del problema.

En definitiva, como decíamos al principio, la lección universitaria manipulada no fue más que un pretexto. Antes o después tenía que pasar algo así. Mientras el marxismo es un judeocristianismo secularizado, el islam es, objetivamente, un judeocristianismo simplificado."

"La categoría amigo-enemigo -con una brutalidad, ciertamente, simplificativa- le resulta indispensable, al menos en la lectura que conduce al fanatismo que conocemos. Está presente también en los excesos musulmanes que constatamos y que seguirán poblando nuestro futuro como una consecuencia en cierto sentido positiva para el cristianismo."

"Este se vio asediado por la fascinación persuasiva de aquella especie de evangelio de la libertad y de la justicia -aquí y ahora, no en un ilusorio Más Allá- propuesto por aquel nieto y bisnieto de rabinos que fue Karl Marx."

"Fuerte es también, y ésta no se encuentra en crisis, la atracción ejercida por el budismo que, en esencia, no es más que un ateísmo, pero que está siendo acogido por una multitud creciente de occidentales -incluso en versiones imaginarias- como una religión alternativa al cristianismo. Y ya verán como, antes o después, entre las exportaciones con las que China nos inunda, llegará su sabiduría, con medio milenio más de antigüedad que la evangélica, el confucionismo que también hará mella en muchos americanos y europeos."

"Pues bien, eso es algo que no pasará ni podrá pasar con el islamismo. Porque el rostro que presenta está en abierta colisión con lo políticamente correcto que es -para bien y para mal- nuestro pensamiento hegemónico."

"No olvidemos que existieron, y existen, culturas musulmanas muy diferentes. Pero la que hoy está llegando a la gente es la versión repelente: multitudes amenazadoras que agitan armas, sangre a raudales, guerra santa, insensibilidad social, burka y privación de los derechos de la mujer, poligamia, ejecuciones públicas, frustraciones, amenazas, secuestros, prohibiciones alimenticias, tribalismo, literalismo, indiferencia ante el medioambiente e, incluso, prohibición de poder tener a los impuros gatos o perros... En definitiva, lo opuesto a la sensibilidad general que se halla extendida en las sociedades democráticas actuales."

"La confrontación -que el cristianismo intenta evitar por todos los medios, pero que es buscada por muchos musulmanes- de producirse, Dios no lo quiera, será larga y dura, pero, al menos esta vez, los quintacolumnistas entre nosotros serán pocos. Las conversiones de occidentales a Alá son marginales y se centran, en gran parte, en cuestiones matrimoniales o en las franjas de extrema derecha o de extrema izquierda."

"Por el contrario, incluso fenómenos discutidos como el del ateísmo devoto, muestran que -colocado entre la disyuntiva de elegir entre Jesús o Mahoma- el occidental descubre que, a pesar de todo, «es mejor ser cristiano». Hablando siempre, se sobreentiende, de personas creyentes. Por eso, quizás, una vez más, la Providencia podría estar escribiendo derecho con renglones torcidos"

Yo así lo creo. No me cabe duda de que esto va a servir para que muchos 'vuelvan'.

lunes, 18 de septiembre de 2006

Razón y barbarie


Los tiempos y las estaciones sólo Dios los conoce, y la persecución puede ser tan oportuna –aunque no sea tan agradable- como la paz” (Card. John H. Newman, Carta al Duque de Norfolk)

Lo primero que hay que señalar, como algo típico del estilo actual, es un cierto efecto de tolerancia que en la realidad se manifiesta como timidez. Podría creerse que la libertad religiosa significa que todo el mundo es libre para hablar de religión. En la práctica, significa que a casi nadie se le permite ni siquiera nombrarla” (G.K. Chesterton, Autobiografía)

Hoy en día la timidez se ha convertido en cobardía, cuando no sectarismo.

Uno encuentra consuelo intelectual en las palabras de Juan Manuel de Prada. Me quedo con que

No hay otra esperanza para el mundo que hemos heredado, el mundo que esa patulea de dimisionarios abyectos está vendiendo en pública almoneda, que la fuerza espiritual que irradia Roma"

Hay que dar gracias, muchas gracias, por encontrarnos al amparo de esa potencia intelectual y moral.

viernes, 15 de septiembre de 2006

Volver a Grecia

En la séptima conversación, editada por el Catedrático Khoury, el Emperador toca el tema de la guerra santa. El Emperador debía haber sabido que en la surah 2.256 se lee: "No hay obligación en la religión". Según los expertos, ésta es una de las suras de la primera época, cuando Mahoma era todavía débil y estaba bajo amenaza. Pero naturalmente el Emperador también conoce las instrucciones, desarrolladas más tarde y escritas en el Corán, referidas a la guerra santa. Sin descender a detalles, tales como la diferencia de tratamiento según aquellos que tienen el "Libro" y los "infieles", se dirige a su interlocutor con una asombrosa brusquedad acerca del punto central sobre la relación entre religión y violencia en general, diciendo: "Muéstrame simplemente que lo que trajo Mahoma era nuevo, y encontrarás sólo cosas malas e inhumanas, como el mandato de extender por la espada la fe que predicó". El Emperador, después de haberse expresado con tal contundencia, continúa explicando con detalle las razones por las que extender la fe a través de la violencia es algo irracional. La violencia es incompatible con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. "Dios", dice, "no se complace en la sangre y no actuar racionalmente es contrario a la naturaleza de Dios. La fe nace en el alma, no en el cuerpo. Cualquiera que lleve a alguien a la fe necesita la habilidad de hablar bien y razonar adecuadamente, sin violencia ni amenazas... Para convencer a un alma racional, uno no necesita un brazo fuerte, o armas de ningún tipo, ni cualquier otro medio de amenazar a las personas con la muerte...".

"La afirmación decisiva en esta discusión contra las conversiones por la violencia es esta: actuar contra la razón es contrario a la naturaleza de Dios. El editor, Theodore Khoury, observa: para el Emperador, un bizantino formado por la filosofía griega, esta afirmación es evidente por sí misma. Pero para la doctrina islámica, Dios es absolutamente trascendente. Su voluntad no está obligada por ninguna de nuestras categorías, ni siquiera la de racionalidad. Aquí Khoury cita un trabajo del experto islamista francés R. Arnaldez, que señala que Ibn Hazn llega tan lejos como para afirmar que Dios no está ni siquiera obligado por su propia palabra y que nada le obligaría a revelarnos la verdad. Si fuese la voluntad de Dios, deberíamos practicar incluso la idolatría.

"En este punto, en cuanto la comprensión de Dios y con ella la práctica concreta de la religión está implicada, nos enfrentamos a un dilema inevitable. ¿Es la convicción de que actuar iracionalmente va contra la naturaleza de Dios meramente una idea de Grecia, o es siempre e intrínsecamente una verdad? Creo que aquí podemos ver la profunda armonía entre lo que es griego en el mejor sentido de la palabra y la comprensión bíblica de la fe en Dios"

Fue en la Universidad de Ratisbona, el martes, 12 de septiembre. Y continuaba Benedicto XVI con una bellísima exposición (bella en su lógica) acerca del Logos y un repaso a las tres etapas de deshelenización que, a su juicio, ha sufrido la teología cristiana. Una a partir de Scoto y la Reforma, otra con la teología liberal del XIX y XX, y otra actualmente con el problema del multiculturalismo, que supondría que el abrazo entre Grecia y el Cristianismo es un elemento coyuntural, propio de la "inculturación preliminar" de las épocas tempranas del Cristianismo. El Papa responde a quienes afirman eso que si bien
hay elementos en la evolución de la Iglesia primitiva que no tienen por qué ser integrados en todas las culturas. Sin embargo, las resoluciones fundamentales acerca de las relaciones entre fe y uso de la razón humana son parte de la fe misma; desarrollos en consonancia con la naturaleza de la fe misma"

Y después de esta defensa apasionada de la razón, o mejor decir de la metafísica (la crítica al cientifismo empirista como reduccionismo es también clara y concisa), como vehículo para llegar a Dios, y como una de las barreras para acotar los desmanes propios de la mezquindad humana bajo la excusa de la fe, llegan determinados elementos islámicos y le decepcionan a uno. A uno, que no deja de defender la necesidad de entablar un diálogo fecundo con los elementos moderados del Islam, quizá incluso por pragmatismo, asumiendo que son parte de nuestra sociedad y que cada vez lo serán más, y que tenemos que entendernos.

El Papa tiende una mano y algunos se la muerden. Parece que algunos entienden el diálogo como dar la razón al otro aunque se piense que está equivocado. Aguardo con interés la reacción de los comentaristas de nuestro país. En El Mundo, ya he percibido un sectarismo apabullante, no sólo hoy, sino en todas las informaciones que han publicado estos días sobre la visita del Papa a su lugar de origen. A ver con qué nos regala el resto de la troupe que en estos temas funcionan a golpe de "los enemigos de mis enemigos son mis amigos".
"No actuar racionalmente, no actuar con logos, es contrario a la naturaleza de Dios", dijo Manuel II, de acuerdo a su cristiana comprensión de Dios, en respuesta a su interlocutor persa. Es a este gran logos, a esta amplitud de la razón, a la que invitamos a nuestros compañeros en el diálogo de culturas. Redescubrirlo constantemente es la gran tarea de la universidad"

Cada día uno va estando más convencido de que es el Cristianismo la única corriente de pensamiento que hoy en día defiende institucionalmente la racionalidad como instrumento primordial para acercarse a la realidad. Unos defienden que rija el estómago, otros la picha, o una fe divorciada de la razón, o la pulsión sentimental, o el porcentaje de personas, o. O. Lo más habitual en nuestro Occidente es una ecléctica macedonia de todo ello.

Que luego tenga uno que estar escuchando a Zerolete hablando de la diosa Razón como arma contra la doctrina católica... Son los tiempos.

jueves, 14 de septiembre de 2006

Iñaki

Ayer por la noche, Iñaki Gabilondo entrevistó a Rajoy en la Cuatro. Hacía tiempo que no veía y escuchaba al gurú mediático de la progresía, ese insigne periodista venido a menos en el plató. Lo más insoportable no es el intento de camuflar su tono de forofo político de barra del bar bajo un ramalazo de cursilería, sino la poca sutileza que demuestra a la hora de hacer las preguntas, tratando al entrevistador y -esto es lo peor- a los telespectadores, como niñatos de baba. No se puede ir de Sócrates, y utilizar la misma mayéutica que Coco.

En fin. Lo cierto es que Rajoy, con frenillo incluido, se lo merendó. Y Gabilondo se vio obligado a mostrar de un modo sonrojante su lado más propagandístico. Cómo se rebulle en la silla. Lo más zafio es la apariencia de que seguramente le importa cualquier cosa salvo la verdad. No, al menos, si no sirve a sus intereses ideológicos.

Para quien tenga paciencia, obsérvese el retintín de condescendencia que acaba adoptando Rajoy, absolutamente crecido ante un "Iñaki" que sólo sabe hacer mohínes estilo "y tú más".

Vaya panorama político.

Y sí, yo tampoco oculto mis fobias.

miércoles, 13 de septiembre de 2006

Lágrimas por España

Ciertamente la lucha que ha desembocado en los cambios del 1989 ha exigido lucidez, moderación, sufrimientos y sacrificios; en cierto sentido, ha nacido de la oración y hubiera sido impensable sin una ilimitada confianza en Dios, Señor de la historia, que tiene en sus manos el corazón de los hombres. Uniendo el propio sufrimiento por la verdad y por la libertad al de Cristo en la cruz, es así como el hombre puede hacer el milagro de la paz y ponerse en condiciones de acertar con el sendero a veces estrecho entre la mezquindad que cede al mal y la violencia que, creyendo ilusoriamente combatirlo, lo agrava" [la negrita es mía]


Di que leía esto ayer, en la Centessimus annus de Juan Pablo II. Y di que hoy me asomo a esa parte de la realidad que son los medios de comunicación y vuelve la desazón, el lamento, la honda pena, al observar la división entre españoles, el desprecio a la verdad ante los intereses ideológicos o económicos (políticos, al fin). Digo "vuelve" porque dos meses y medio de verano, y contemplando España desde el exterior, le tranquilizaban a uno, le hacían pensar que estaríamos más sosegados.

Pero basta asomarse, ya digo, a los medios de hoy y... Asco. Un paseo por alguna de las noticias de Periodista Digital y una lectura de sus comentarios bastarían para, más allá de la primera (o primaria) reacción -una carcajada- que puede provocar el soez refinamiento de algunos insultos, comprender dónde estamos y cómo.










Creo que cierta decadencia de nuestra sociedad se manifiesta especialmente en el desvergonzado desprecio por la verdad. En España hay poco intelectual, y mucho ideólogo. Y lo que nos queda. Pero por si alguno pensaba que habrá reacción... Un lingotazo más de comprehensive school, palabras vacuas y desuello intelectual, hala. Sí, siempre digo que eso nos convertirá en los líderes del mañana. Sólo espero que para entonces la barbarie no haya alcanzado tal nivel que devore a las élites.

Qué subrayado son las palabras de Chesterton cuando decía que "a veces es fácil dar la sangre por la patria, y más fácil dar dinero. Lo difícil, a veces, es darle la verdad".

martes, 12 de septiembre de 2006

La escupidera

[Entrar aquí y pulsar la música de la peli de 1981, para escuchar mientras se lee; tamaño heroísmo requiere una porción de melodías épicas]

Estos días voy recogiendo los trastos del curro en HO, preparando mi marcha. Como sabréis, a partir de la semana que viene comienzo a trabajar en Aceprensa. Una de las tareas que llevo a cabo es la criba de los correos electrónicos de los últimos doce meses. Esta tarde he entrado en una carpeta que tenía aparte, titulada "Mensajes de amor". He decidido hacer una breve antología, son ilustrativos y pueden dar para mucha reflexión. Este, por ejemplo, es muy actual, a pesar de ser del 2 de febrero pasado:

Nombre:: otegi
Email:: comedme@elrabo.com
Número IP:: XXXXXXX
Mensaje:
pepe rubianes ha expresado lo que mucho sentimos OJALA OS EXPLOTEN LOS HUEVOS OCHENTA VECES FASCISTAS DE MIERDAAA!!!!!!!!!


Hay de todo tipo y condición. Breves, algo más extensos, sutiles, otros que se lanzan a tumba abierta...

sugiero que os muráis todos lo antes posible, gentuza como vosotras es el verdadero cáncer de este pais, a vuestro lado los de ETA son unos niños de guardería, habéis sembrado tanto odio que no es extraño que la gente os desprecie, FACHAS de mierda


Algunos poseen una cierta argumentación, su lógica interna, no son simples vómitos in-intelectuales:


¿POR QUÉ NO OS LARGAIS DE ESPAÑA Y FUNDAIS UN NUEVO ESTADO TALIBAN, EN EL QUE VOSOTROS IMPONGAIS, BIBLIA EN MANO, LO QUE SE PUEDE O NO SE PUEDE HACER? DE VERDAD, GANARIAMOS TODOS, ESPAÑA Y LOS FACHAS BEATOS COMO VOSOTROS. IROS A TOMAR POR CULO, POR FAVOR, FUERA DE ESPAÑA YA, LA GENTE TAN INTOLERANTE NO TIENE CABIDA EN ESPAÑA. LO LLEVAIS CLARO SI CREEIS QUE VAMOS A VOLVER A LAS CAVERNAS TENEBROSAS DONDE VIVIS. JAMÁS DEJAREMOS QUE MORALISTAS FACHAS COMO VOSOTROS MANGONEEN ESPAÑA. SI PISOTEAIS LA LIBERTAD DE LA GENTE PARA IMPONER VUESTROS CRITERIOS, OS VAIS A ENCONTRAR UNA FUERTE RESISTENCIA Y OPOSICION


Otros, solícitos, se ofrecen a hacer sugerencias:

Nombre:: invisible man
Email:: tevoyadarporelculo@hotmail.com
Número IP:: XXXXXXXXX
Mensaje: ¿quereis una sugerencia realmente util?
Eliminad toda esta mierda de web y dedicaos a otra cosa que no consista en intoxicar a la ciudadania, pandilla de fachas de mierda!


Este práctica el estilo Monterroso:

ESTÁIS COMPLETAMENTE ENFERMOS.


En fin, la inmensa mayoría destaca por su simplicidad:

Lo peor de ser un fanático religioso es que se tiene poco sentido del humor y además, qué coño, ¡es que se folla muy poco...! Sois un comando talibán.

Toos fachas

Que gracia los chistecitos de los fascistas....jejeje....del genocidio en Irak no teneis nada q comentar??? ratas de alcantarilla.


Como estais tan enfermos??? Todo lo que contais en esta lacra de pagina es mentira!!!! Es más.... no sabéis escribir correctamente los topónimos?? Que significa Lérida?? donde está? Quien malgasta su tiempo en escribir todo esto?? La verdad es que no entiendo nada... sois unos fachas y a la gente como vosotros solo se les puede desear lo peor... he denunciado vuestras mentiras a la Generalitat y a ERC.... os deseo lo peor!


Pero imbécil, ¿a quién le importa la "presión" que podáis hacer los fascistas de HO? Sois demasiado patéticos como para que os tomen en serio. Seguid rezando, a ver si Dios os escucha de una vez y os castiga por tanta necedad.


Hola,
¿ Cómo es posible que se pueda defender que un chaval no pueda desarrollar su futuro por el hecho de que no apruebe la asignatura de Religión?
¿ Es que acaso en las selecciones de personal de cualquier empresa se valora el conocimiento de la religión? ¿ Acaso la Religión no es la fuente de la mayor
parte de los conflictos en el planeta y en la historia del hombre?. Si Cristo resucita, os echa a patadas.


Del 13 de noviembre, un día después de la mani en defensa de la libertad de educación:

Sois una panda de retrogados, beatos y fascistas...
Por una educación laica y que de una puta vez no tengamos que someternos a la inquisición y mentiras de una iglesia gracias a "dios" decadente.


DEJAD DE MENTIR. DEJAD DE MENTIR. FALSOS EMBUSTEROS. FACHAS, NAZIS, EXTREMA DERECHA. SOIS LO MÁS ASQUEROSO DE ESTA SOCIEDAD, POR VUESTRAS CALUMNIAS A QUIEN NO PIENSE COMO VOSOTROS. SOIS ANTI-CRISTIANOS, ANTI-GAYS, ANTI-DEMOCRATAS, ANTI-LIBERTAD DE EXPRESIÓN. SOIS LA VERGUENZA DE UN PAIS.

Por que sois tan hijos de puta?


Este es para nota:

Creo en la verdad pero no vuestra verdad. Soys fachas, retrogados, falsos, y creo que tendriais que salir del armario, por eso sois un poco reprimidos, bueno perdonar, bastante reprimidos. Vosotros lo que quereis es una dictadura totalitaria. Que la gente funcione a ostias. Creo en el respeto, pero yo lo pierdo cuando se me falta a mi. Y con vuestra manera de pensar no respetais a nada y a nadie. Muchas gracias Un homosexual a punto de casarse

En definitiva, conmovedores la tolerancia y el amor que nos profesamos todos los españoles.

lunes, 11 de septiembre de 2006

¿Estoy yo ahí?

En este día de indiferencia religiosa y de incredulidad ha sido mi esperanza y mi consuelo pensar que está en marcha un callado e íntimo proceso dentro del corazón de muchos hombres, que, aunque no tenga un pleno despliegue en esta generación o en la próxima, responde en cualquier caso a una verdadera obra de la Providencia Divina con vistas a lograr un estado de la religión como en el mundo no ha visto hasta el presente.

Palabras del Cardenal Newman en una carta del 7 de enero de 1887 que he tomado de una cita en la tesis en Teología de Casimiro, perdón, don Casimiro. Resulta alentador y sorprendente leer algo así de una figura egregia de la Inglaterra moderna, alguien que dijo de sí que había llegado con 100 años de adelanto...

Y cada vez que entro más en los intelectuales católicos ingleses del último siglo y medio, coge fuerza la sensación de que su estilo es un ejemplo para el siglo (¿para el milenio?) recién comenzado.

viernes, 8 de septiembre de 2006

Esto no es un juego

Lo que pienso decirle es que si quiere dedicarse a escribir, aunque sea en el plano crítico, que es algo absolutamente necesario y exige un amor a la literatura tan grande o más que el del escritor, tiene que proveerse de coraje, de la mayor competencia posible.

Estas palabras, escritas por José Jiménez Lozano a una estudiante universitaria hace algo más de diez años, han golpeado mi corazón estos días, coincidiendo con un replanteamiento de mi vida profesional. Han sido un cañonazo más en un cúmulo de experiencias interiores acerca del proceso creativo que han tenido su culmen en las Jornadas Humanísticas, y especialmente en un recital poético a cargo de Álex González, en el que declamó durante una hora un poemario de Carlos Pujol sobre Bernini. Durante esos minutos, pude percibir junto a mí la voz de Bernini, que era la de Carlos Pujol, que era la de Álex. Que quería ser la mía.

A mí me parece bien que usted estudie Humanidades: cuanto más estudie, mejor. Cuanto más lea, mejor. Y lo que hay que leer –unos cuantos libros esenciales-cuanto antes. Si le apasiona la literatura, tiene que chapuzarse en ella. A escribir se aprende leyendo, viviendo, mirando el mundo y dándole la vuelta como a un tapiz o un calcetín.

Y también:

Cuanto mejor sea su preparación intelectual, mejor. Nadie le va a regalar nada, ni a facilitarle nada por eso, pero cuenta como nota para usted misma, y podrán hundirla, pero nadie la comprará, ni la venderá; le tendrán respeto. Y las Humanidades son algo imprescindible, desde luego.

Game over.