domingo, 10 de diciembre de 2006

Supermán de pacotilla

El viernes vi Superman returns. Y me pareció decepcionante, un golpe bajo más a mi interés por el cine de masas actual. Además de por una historia simple como el mecanismo del asa de un cubo y por sus discursos cursis y melifluos de pretensiones mesiánicas, porque hacían de Superman una evolución del (super)héroe posmoderno reducido a su mínima y más patética expresión.

En la peli de Bryan Singer, Superman es blando y fofo. Me resultó tan poca cosa que se me hacía difícil alegrarme porque liderase el bando de los buenos. Es duro tener que ver a todo un Superman, con multitud de superpoderes otorgados por "los dioses", llamado a ser el salvador de la Humanidad, enredado en sus pequeñeces, en si me mola Lois Lane o no. Así toda la peli: me quiere, no me quiere. Por Dios... Para eso no necesitábamos un superhéroe.

5 comentarios:

batiscafo dijo...

No hay mejor estrategia para desanimar al Bien que presentar al bueno cómo tonto o mediocre.

Y mientras se nos llenan los anuncios de diablejos revoltosillos y parece que ser malo es más divertido.

Qué nostalgia de héroes clásicos!

Francis dijo...

Para empezar, a pesar de ser superhéroe, Superman es un hombre como los demás... y las pasiones le azotan como a los demás. Por eso es perfectamente posible que esté con lo de Lois. Y no sólo eso, sino que ello le puede llevar a debatirse sobre si ayudar o no a la humanidad. Aunque eso ya se vio en Spiderman ¿2?

En cualquier caso, a mí no me pareció tan mala. Tal vez no sea lo que uno esperaba, pero no está tan mal.

Agus dijo...

Precisamente en el hecho de que Superman es también hombre se basan para darle ese toque mesiánico. Los paralelismos con Jesucristo son evidentes. Pero esa faceta posmoderna del humano Jesús, dudando de su misión, que si en La última tentación de Cristo de Scorsese pudo ser original, aquí es zarrapastrosa.

Una cosa es que las pasiones te azoten y otra cosa es que dediques la película a una trama amorosa que de superficial es para quinceañeros.

Si no me equivoco es Superman 3 cuando Superman se va a la cama con una mala. En cualquier caso, queda reflejado que eso es algo malo. Que mientras el mundo se va a la mierda, él se dedica a darle al manubrio. No hay ni la más mínima aprobación al respecto.

Si quieres un verdadero drama al respecto, profundo, creíble: Cielo sobre Berlín, de Wim Wenders, en el que un ángel quiere ser humano.

Superman dijo...

Al menos has expresado tu tolerancia, con tu omisión, respecto a la posible conducta homosexual de Superman.

Agus dijo...

Y a la de don Quijote, no se crea.