martes, 5 de diciembre de 2006

Ranciedumbres nacionalistas

Hoy pensaba hablar de otra cosa, pero la única manera de no caer en la furia es vomitar aquí.

Por cosas como esta, la crisis de la Iglesia, y el erial de la "Catalunya cristiana".

Se juntó la jet-set de lo nacionalista-católico. Aquello debía oler a alcanfor que sería un gusto.

El señor Jordi Pujol, con su pinta de frailillo reprimido: "si aquí llega un obispo de Coria, a partir de ese instante se tiene que sentir obispo catalán. Tiene que ser coherente y decir que la Iglesia que peregrina en Cataluña es superior a la que peregrina en España. Si no, no debe ser obispo catalán". (Confío en que esté descontextualizado o yo no sepa leerlo correctamente).

La culpa, luego, será de la COPE. No te digui, o como se digui.

3 comentarios:

Terzio dijo...

Yo nunca le encontrado estampa de "frailecillo" a Pujol. A mí se me aparenta, por ejemplo,tendero rezongón de los que trampean con el peso en la balanza y la vara de medir las piezas(de tela). Un tipo de cuidado...y de los que se salen con la suya.

Si gente como esa canalla política nacionalista se mete a aconsejar a la Iglesia, peor para la Iglesia si le presta oídos y no les da un tapabocas rápido y contundente.

Claro que como la Iglesia politiquea, los políticos hacen ensayos pastorales, si me explico.

En la España hodierna, las Diócesis afectadas por el virus nacionalista dan frutos agusanados...y están en flagrante decadencia. Vean uds las estadísticas de seminarios, edad media del clero, asistencia de los fieles a Misa dominical, índices de secularización, etc. y sacarán conclusiones sobre el estado real de esas Diócesis.(No es que las demás Diócesis estén boyantes, pero las de Vascongadas y Cataluña están peor que la media general).

La Santa Sede lleva muchos años dando la callada por respuesta a la pretensión y demanda de los obispos catalanes para erigirse en conferencia episcopal separada y autónoma de la CEE. Si los políticos nacionalistas espolean ahora para que se urja ese proyecto, es sólo para tener otro elemento de secesión consumada como las selecciones deportivas etc.

A ver cómo deriva el asunto. Desde luego, ninguna Diócesis catalana, ni por separado ni juntas, tiene fuerza, aval y recursos para arrancar de Roma esa "independencia". Si por sus frutos les conocereis, los frutos son endeblitos y en decadencia.

Dios quiera que haya mejoría, pero renunciar al nefasto nacionalismo "pastoral", hoy por hoy, no lo van a hacer los Bisbes catalans:Se han criado y han crecido en eso, y los primeros calostros que mamaron fueron separatistas en lo político y en lo eclesiástico.

+T.

Ángel dijo...

Agus, a tu edad ya deberías saber que los movimientos nacionalistas, al menos el catalán y el vasco, están impregnados de un tufillo religioso que da gusto verlos.

No era casualidad que los vizcaitarras -primeros nacionalistas vascos- fueran en su mayoría carlistas e integristas católicos.

Ni tampoco que sea el PNV el único partido político español, de cierta relevancia, que menciona a Dios en sus estatutos.

Ni tampoco que líderes catalanistas de renombre, como Cambó o Prat de la Riba, fueran católicos, apostólicos, romanos y catalanes.

Ni tampoco...

Lo que yo ya no sé es por qué. Es decir, qué relación antropológico-política, tienen ambos fenómenos, y de dónde ese nexo causal.

No lo sé, pero lo sabré. Y si te portas bien, te dedicaré mi primer libro.

Francis dijo...

Encienden una vela a Dios y otra al diablo -el nacionalismo. Si es que así no se puede: el nacionalismo es como una religión, está por encima de todo lo demás.