miércoles, 13 de diciembre de 2006

La lección de hoy

Cuando una determinada concepción de Dios da origen a actos criminales, es señal de que esa concepción se ha convertido ya en ideología"

Benedicto XVI, ayer, en un mensaje de la Jornada Mundial de la Paz. Bravo. Pues no hay españoletes de hoy en día que no dejan de mentar a Dios y a los Papas como arma contra políticos y luego ni comulgan...

Como siempre, también mandó recadito a los fundamentalistas laicistas-relativistas:

Hay regímenes que imponen a todos una única religión, mientras que otros regímenes indiferentes alimentan no tanto una persecución violenta, sino un escarnio cultural sistemático respecto a las creencias religiosas. En todo caso, no se respeta un derecho humano fundamental, con graves repercusiones para la convivencia pacífica. Esto promueve necesariamente una mentalidad y una cultura negativa para la paz"

E, incansable, de nuevo propuso la ley natural (en la que, por cierto, se basa la Declaración de Derechos Humanos) como marco de diálogo:

(...) El conjunto de reglas de actuación individual y de relación entre las personas en justicia y solidaridad, está inscrita en las conciencias, en las que se refleja el sabio proyecto de Dios. (...) Por tanto, la paz es también una tarea que a cada uno exige una respuesta personal coherente con el plan divino. El criterio en el que debe inspirarse dicha respuesta no puede ser otro que el respeto de la "gramática" escrita en el corazón del hombre por su divino Creador.

En esta perspectiva, las normas del derecho natural (...) deben ser acogidas como una llamada a llevar a cabo fielmente el proyecto divino universal inscrito en la naturaleza del ser humano. (...) Por tanto, el reconocimiento y el respeto de la ley natural son también hoy la gran base para el diálogo entre los creyentes de las diversas religiones, así como entre los creyentes e incluso los no creyentes. Èste es un gran punto de encuentro y, por tanto, un presupuesto fundamental para una paz auténtica"

El Papa de la Paz (ahora nos acordamos de por qué escogió su nombre pontificio) y de la Razón va mostrándonos -con su aire sapiencial y humilde, como un pastor y un profesor- la manera en que ambos conceptos se engarzan. Y no falta una crítica a "la insuficiente consideración de la condición femenina" en ciertos países.

1 comentario:

Daniel dijo...

Me ha gustado la alusión a la ley impresa por Dios en el corazón humano como "gramática", no lo había oído nunca así. Me pregunto si habrá ahí alguna especie de guiño a las teorías comunicativas de Chomsky.

Estoy de acuerdo contigo. Benedicto XVI parece ir cumpliendo su función, "como un profesor", de dejar las cosas claritas sin prisa pero sin pausa: "La paz se basa en el respeto de todos".

Un saludo, y encantado.