viernes, 17 de noviembre de 2006

Signo de contradicción

Puede ser que el impulso a llevar la contraria -aunque sea un poco- a la mayoría, nazca fundamentalmente de un deseo enfermizo por singularizarse, una especie de la vanidad. Puede ser. Ahora bien, reflexionándolo serenamente creo que lo más correcto es ser crítico con la mayoría, es casi una obligación ética. Si uno quiere salvaguardar los derechos de las minorías, y por lo tanto del individuo, debe ejercer de conciencia crítica -que no criticona- de la mayoría. Y porque -intuyo que siempre- las mayorías engloban un puñado de personas que forman parte de ella por inercia, comodidad, cobardía, etc.

Toda época tiene una moral políticamente correcta, sea ésta católica, relativista, laicista, evangélica, budista, etc. Y en todo grupo humano se acaba conformando una corriente dominante de un modo natural. Y es entonces cuando la tentación de la marginación al diferente, a la minoría, acecha.

La corrección política no es exclusiva de códigos éticos malos. Pero la corrección política es siempre mala. Implica que uno actúa por aomodarse a un molde social, ya sea a la hora de vestir un tipo de calzado, de practicar una serie de ritos religiosos, de enorgullecerse del ateísmo, de peinarse, de tener un número de hijos determinados... Y siempre hay que velar porque la fuerza de la mayoría no aplaste las libertades ni la dignidad de la minoría.

Leía estos días el documento emitido por los obispos estadounidenses sobre atención pastoral a personas con inclinación homosexual. Ya colgaré próximamente un repertorio de frases, porque es un texto que no tiene desperdicio. Al hilo de lo que cuento, sólo cito:
Esencial para el éxito del ministerio con personas con una inclinación homosexual será el apoyo y liderazgo del obispo y otros líderes pastorales. Una postura acogedora de amor cristiano por parte de la cabeza de la comunidad y de ésta en su conjunto es esencial para este importante trabajo. Esto es particularmente importante porque no pocas personas con inclinación homosexual se sienten mal acogidas y rechazadas.

12 comentarios:

Arantxi dijo...

Tocas un tema apasionante pero muy delicado. Dependiendo del análisis ue hagas, sacarás consecuencias equidistantes.

Por ejemplo, ¿y si esas minorías defienden modus operandi o vivendi que entra en contradicción con los derechos fundamentales universalmente reonocidos?

Apoyar las minorías es vital, porque está en juego, como bien dices, la defensa del derecho de cada individuo; en definitiva, del respeto a la conciencia de cada quien. Pero la búsqueda de la verdad tiene que sostener ese respeto esquisito a la minoría, sino queremos caer en el relativismo imperante... ¿qué piensas?

Agus dijo...

Los actos de las minorías o las mayorías, sean lo que sean, que defiendan un modus operandi contrario a las libertades fundamentales, son rechazables.

Cuando estaba hablando de minorías, no pensaba en los homosexuales realmente, aunque la cita me gustó, la leí ayer y la quería conectar. Y menos en ese colectivo que defiende una ideología de género y es tan intolerante y pretende imponer su visión aprovechándose de los mecanismos estatales. (Aunque hay que darse cuenta de que esto es un péndulo, han llegado a eso porque también han sido muy despreciados como tales).

Cuando hablo de minorías, pienso más en el día a día. Cada uno de nosotros estamos en un grupo que suele tener cierta homogeneidad en algún aspecto. Y es fácil que se convierta en "políticamente correcto" jactarse o tener unas determinadas características, y sin darnos cuenta relegar o considerar "raro" o un cuerpo extraño al que es diferente, al que no tiene esas características, cuya carencia puede ser voluntaria e involuntaria.

El respeto a la verdad y a la libertad lo presupongo. Por eso precisamente defiendo ese sexto sentido de ser crítico con la corriente dominante.

Agus dijo...

Muy interesante, sea como fuere, lo que planteas, Arantxi.

Terzio dijo...

Aborrezco a los obispos que entienden su ministerio pastoral como cuestión de "liderazgo".

Y comprendo el cabreo de los homosex ante esa llamada a ser "acogidos comprensivamente". Sólo leerlo me provoca grima, pués supone, evidentemente, que en algún momento se ha puesto en duda que una persona, por lo que sea que haga, sienta, o se autodefina, no merezca ser acogida con comprensión. Si, encima, se trata de una exortación episcopal...

Los obispos de los EEUU, en el 2006, son muy poco ejemplares, hablen de la acogida a los homo, de la permanencia de las tropas de los USA en Irak...o de liderazgos pastorales.

Saluti!


+T.

Too Picky 4.1 dijo...

En defensa de los obispos de los USA, no me parece que sean poco ejemplares. El escandalo de los curas pederastas vino bien para remover frutos podridos. En lo personal, he tenido la oportunidad de conocer al obispo (ahora Cardenal) O'Malley, ordinario de Boston, y me ha sorprendido muy gratamente su forma de pensar y de actuar.
Respecto a la funcion de liderazgo, pues depende de como entiendas ese palabro. Porque si una de las funciones de los obispos (catolicos) es gobernar, me diras quien carajo lo va a hacer sin mostrar un algo de liderazgo.
Por cierto, en que no estas de acuerdo con la politica de los obispos americanos en Irak? Lee esto y veras que fueron bastante criticos con el presidente Bush.
http://www.usccb.org/sdwp/international/iraqstatement0203.htm

Agus dijo...

Bueno, antes de aborrecer quizá hay que entender la mentalidad de los americanos. Además, he traducido "leadership" por liderazgo pero quizá no expresa exactamente lo que quieren expresar.

En cuanto a la llamda a ser acogidos comprensivamente me parece oportunísima. Es evidente que los homosexuales por el hecho de serlo son, aún hoy, objeto de burla y rechazo por muchos católicos, incluso aunque se "sepan la teoría" y la repitan con exactitud. Por lo tanto, no encuentro más que acierto en esa llamada. Yo pienso que toda esta ola de homosexualismo e ideología de género es mala, pero servirá para que se respete más a estas personas. De todos los grandes males históricos vienen grandes bienes.

Por lo demás, el documento que enlaza Too Picky muestra que no hubo complacencia en el órgano episcopal de los obispos estadounidenses.

Terzio dijo...

Yo no digo ningún "carajo", ni apláudo a la C.E. de los USA ni en eso ni en casi nada; defenderlos, tampoco porque no es cuestión de defensa.

Si nuestra "cultura" es made in USA, nuestra fe, gracias a Dios, no lleva ese sello ni se rige por "liderazgos" de allende. Del pastor al líder, hay una distancia conceptual notable, se entienda como se entienda.

De los homosex y demás, sigo pensando que hablar en particular es seguirle el discurso, cuando, tocante a la caridad, a nadie se excluye, ni se distingue, ni se favorece:Sólo está imperado el amor al prójimo sea quién y como sea; para ser "prójimo", no se necesitan otros requisitos; para aceptarle y amarle, tampoco. Exhortar a "acoger" al homosex, o es redundante, o sigue siendo una sútil forma de "marginación".


+T.

Agus dijo...

Estoy convencido que los homosexuales que quieren estar en el seno de la Iglesia ven con buenos ojos una iniciativa de este tipo. Una tención pastoral específica a su problema, que lo será cada vez de más gente, por desgracia.

¿Pues no hay pastorales específicas (p.ej, con los inmigrantes) y nadie ve fantasmas ni discriminaciones?

Terzio dijo...

¿Cómo? Precisamente porque están discriminados se les atiende (y me refiero a los emigrantes).

Lo otro es otra cosa. Otra cosa que requerirá otro tratamiento pastoral...si cabe esa disquisición "pastoral".

Claro que comprendo que el problema se suscitó primero cuando se reivindicó la "conciencia", ´"definición", o "militancia" homosex.

De todas formas, no es un grupo equiparable a esos "colectivos" de marginados sociales, pués el problema, para la Iglesia, no es de estructuración social, sino de índole moral.

¿Reconocer la necesidad de una pastoral "peculiar" no es también un reconocimiento de hecho del fenómeno...?

No hay una pastoral de mentirosos, o de ladrones, o de perjuros. Si la hubiera, sería para que dejaran de serlo, no para reconocer su "status" o sancionar su "identidad".

...Y una "pastoral homosex" no tendría como objeto desarraigar el comportamiento en cuanto taj, sino atender "pastoralmente" al grupo en cuanto tal, ¿no? De ahí a la aprobación moral de lo que hacen y define lo que son...sólo habría un paso.

No es malo ser emigrante, ni gitano, ni croata; es más: Incluso es deseable, honroso y hasta un derecho. ¿Así también con lo "otro"?

Pués eso digo...más o menos.

+T.

Agus dijo...

Entiendo tus prevenciones. Efectivamente no es lo mismo tener tendencias homosexuales que ser inmigrante.

Pero tampoco es lo mismo ser ladrón que tener tendencias homosexuales, ni mucho menos. Y ese es el error del rechazo que sufren muchos homosexuales. Y ser rechazado por algo que no has elegido debe ser muy duro. Lo único en lo que se parecen ser ladrón y tener tendencias homosexuales es que ninguna de ambas cosas es deseable.

Si nos leemos el texto veremos que no hay aprobación en el comportamiento homosexual y sí defensa de la acogida y comprensión para quienes sufren la atracción por personas del mimso sexo, así como dejar clara la doctrina sobre la sexualidad humana. Insisto, recomiendo una lectura mas allá de prejuicios porque el documento me parece formidable, doctrinalmente claro, racionalmente nítido y amablemente acogedor.

Lo que no tiene sentido es negar -reprimir- que existe un impulso. La mejor manera de encauzarlo y dominarlo será reconocerlo.

La razón dice que tener tendencias homosexuales debe ser muy, muy duro. Y dado que es un problema creciente en nuestra sociedad, si no se aborda específicamente, estamos empujándoles a la infelicidad.

Terzio dijo...

Te aseguro que el que esto escribe no rechaza a n-a-d-i-e por homosex. Pero, tan absolutamente como digo esto, tampoco admito lo de esa "cultura homosex"...que es lo que hay detrás.

Predicar "acogida" supone que antes (o ahora) ha habido rechazo. Y lo que discuto no es su contenido, sino que tenga que publicarse un documento como ese, con esa "especificidad" pastoral.

Y 3 apostillas más:

1-Ni delirando comparo a un ladrón con un homosex.

2-Discuto ese entitativo "ser" homosex.Reconocer tal, sería el fin...y apaga y vámonos.

3-Me reafirmo:Qué poco me gustan los episcopologios de ultramar!!!


+T. (Me faltan emoticocos: Necesito unos cuántos).

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.