domingo, 26 de noviembre de 2006

La jerga eclesial

Quizá fue la lluvia y el sueño lo que ayer hizo que se me inflamase demasiado el sentido crítico, autocrítico, corporativo. Me quejaba a Luis de la "jerga eclesial", tan habitual en algunas homilías. Él me contaba la anécdota que le contaba un cura, al que un borracho en pleno estado de lucidez (esto es, de embriaguez) le decía: "¿Sabe lo que quitaría de la Misa?"; el cura entre la sorpresa y la diversión le pidió resolver la duda. "Las homilías, todas las homilías".

Yo sólo pido que las homilías se reduzcan al lugar destinado para ellas (no soporto esos añadidos en el introito, en el previo al Padrenuestro, en el previo a la paz, en la precomunión, antes de itemisaestar al pueblo...) y que se abandone esa jerga eclesial que permite no decir nada diciéndolo, al modo de los políticos. A veces uno tiene sensación de que hay quien oculta la falta de formación, de ideas o de preparación, con un discurso construido a base de frases de jerga, vacías. De lo que no se dan cuenta es que el pueblo "desconecta" porque no le llega -lógicamente- el mensaje, y que el espectador -que debiera ser oyente- a veces siente vergüenza ajena. Entiendo que el género homilético no es fácil y que hay que ser riguroso y profundo, pero tenemos la urgente necesidad de despojar de ganga y de horterez el lenguaje que a veces hoy está transmitiendo el mensaje cristiano desde algunos púlpitos.

Por contra, me ha gustado mucho leer algunos trozos de la carta que el nuevo obispo de Palencia, Monseñor José Ignacio Munilla, ha dirigido a los jóvenes sobre el tema de las drogas. Fundamentos humanos y morales para transmitir un mensaje positivo, de libertad, con un lenguaje accesible al joven de hoy para que se sienta interpelado (alguno dirá que va de guay, pues muy bien).

Aquí lanzo el guante para desarrollar y matizar el debate. Quehoy escribo a matacaballo.

12 comentarios:

Francis dijo...

Yo lo que opino sobre las homilías dominicales es que es la única catequesis que muchos católicos reciben, y que a veces se desperdician transmitiendo mensajes efímeros o mensajes extracatequéticos. El cristiano necesita oír acerca de su día a día, de su vida, no cosas abstractas. Quiero decir, ya están las aulas de teología o pensamiento para profundizar, cosa que me parece excelente... pero en las homilías de los domingos supongo que lo mejor es abandonar eso en pro de una "teología aplicada", es decir: el Evangelio y la vida misma.

Terzio dijo...

Es que van Uds. a las Iglesias que van...y por eso. Consúman sermones de alta calidad garantizada y búsquen clerecías 100% predicadoras, sin mezclas ni sucedáneos.

Dos anécdotas:

1º- El cura en su sermón -muy bueno- sabiendo que se le escucha y hace "efecto".Concluye su homilía y se le acerca sigiloso uno de los dos monaguillos, que le dice:-"D.JA, mi hermano se ha dormido". Mira al presbiterio y ve al otro monagulillo roncando con sus tiernos 6 añetes.Se va al micro y dice:"Yo pensaba que el sermón había sido bueno, pero el monaguillo se ha quedado roque". Carcajada de los feligreses...y el monaguillo como un tronco; no despertó ni con las campanillas de la Consagración; hasta después de la Bendición no salió de su sueño piadoso.

2º- Dice el cura: -"Daos fraternalmente la paz" y , desde el altar, reconoce la voz de la Boticaria, que dice: "Tate quieto ya, coña!" Y el cura estuvo disimulando y aguantando la risa - Perdón Señor!-hasta que pudo desahogarse en la Sacristía (Si uds. conocieran a la Boticaria y al devoto amonestado por la susodicha, y el tono en que dijo y se escuchó el "Tate quieto, coña!", se parten y se tronchan sin remedio. Decía luego la Boticaria: "Es que X es un tocón!"-La Boticaria es jubilada de 74 y el "tocón" un catedrático de 77).

Doy fe.

+T.

Agus dijo...

Costumbrismo de iglesia. Qué bueno. En cuanto a lo de buscar crisóstomos. Bueno, en las parroquias que frecuento no se prodigan o lo hacen a horas que no me cuadran.

En cuanto a la opinión de Francis, en parte de acuerdo y en parte no. Yo creo que las homilías dominicales deben ser una mezcla entre ascética y teología, siempre con un lenguaje accesible pero no vacuo ni inexacto.

Al ser la única catequesis y formación que muchos católicos reciben, también ha de incluir doctrina, bien cimentada y en ocasiones difícil de explicar. La gente tiene que saber y repensar por qué hace las cosas, desde la liturgia hasta el precepto más básico de ley natural. Ratisbona, sept, 12 es muy clara al respecto.

Yo, de entrada, me basto con que se elimine ese lenguaje melifluo y rimbombante que, o es completamente inaccesible, u oculta una llamativa ignorancia. Es de reseñar cómo algunos son capaces de enlazar frases ampulosas convenientemente cargadas de términos teológicos o eclesiales para... acabar diciendo NADA. Y el oyente medianamente atento se siente tratado como un papanatas.

Agus dijo...

Bueno, desde luego, si encima el predicador en cuestión se lanza con mensajes políticos... entonces apaga y vámonos.

Terzio dijo...

Depende...

Conozco a uno que entre la exégesis escriturística y la parénesis moral, mete un escobazo al gobierno, velis nolis...y le sale bien. Porque-es un decir-si alude, digamos, a J.H.Newman, la gente ni papa;pero si saca algo de la actualidad y sus representantes, todos lo pillan.

Además, existen grados de comprensión, edades de la feligresía, y estados de ánimo del respetable; quiero decir que lo que emociona a una setentona viuda, deja indiferente a uno de cuarenta con esposa e hijos, y resulta cómico a una de veinte abriles que está allí con su, digamos, novio.

Todo, además, alternando con la variedad ambiental y circustancial. Esto es: Que en la Función Principal de Instituto de una Hermandad de Sevilla se espera un sermón ad usum cofradierorum, en unas exequias el difunto es el co-protagonista de la homilía, en una boda hay que estar con espíritu epitalámico, y en una primeracomunión acabar pronto y ligerito.

Capito?

Es decir, que Ratisbona es Rautenstrauch, y la Parroquia de mi barrio, su Parroquia de Ud. y demás vecinos-as/feligresas-es

Capito-ito?

Saluti, egregios homilicríticos!

+T.

Agus dijo...

También es verdad, pero... el lenguaje bobalicón no lo soporto. Sea como fuere.

Terzio dijo...

"Beati páuperes spiritu!..."

Y el que no sea como un niño, no entrará.

El monaguillo dormido, estaba más cerca que la más docta Curia y la Jerarquía&Cía.

¿Me sentiende?

P.s.Es que me ha dao ataque otoñal de constipado-antijerárquico, ¿sabes?

+T.

Agus dijo...

Pauperes spiritu... Precisamente lo que yo defiendo es hacerse accesible. En cuanto a si el monaguillo dormido estaba más cerca del cielo no me atrevo a decirlo.

Terzio dijo...

Es que eres un incrédulo...o le tienes envidia al monaguillo.

paapa dijo...

Vaya vaya!!

Agus dijo...

Puede que le tenga envidia. Chi lo sa. Otro día contaré mis peripecias como monaguillo en un pueblo del Bierzo y ladrón (¡valiente delito!) de obleas.

Terzio dijo...

Ja! Eso se arregla con un cogotazo ú dos.

Los monaguillos son un peligro para "su" fe. Pueden derivar en un anticlericalismo atávico...o frustrarse en una inmadurez de fe "atascada" en los 10 ó 12 años.

Pero al seisañero dormido, sí le envidio el sueño entre el ambón y el Altar. Así dormía el pequeño Samuel en Siló, cuando el Señor le llamaba en sueños, ¡quién pudiera!

Por cierto: ¿Por qué no escribes sobre "El monaguillo del Bierzo"? Hasta parece buen título para novelín o cuento.

Yo pongo los cogotazos, no problem...

+T