lunes, 13 de noviembre de 2006

El neoconfesionalismo que viene: morales asimétricas

El pasado viernes, El País reproducía un artículo publicado por Joaquín Navarro-Valls en el diario italiano La Reppublica. Con el título "Un 'ethos' asimétrico", el ex-portavoz de la Santa Sede realiza un agudo análisis, quizá para algunos obvio, pero que se agradece tener en letra impresa y firmado por quien lo firma.

A cuenta de las elecciones norteamericanas y el tema central de campaña, la guerra de Irak, hace una reflexión sobre los valores éticos que tanta importancia van adquiriendo en el país (y que han dado lugar al concepto de value voters -"votantes de valores"-, que ya en 2004 dieron la victoria a Bush). La idea central del texto es que "un ethos es auténticamente tal, con todo, cuando es capaz de conformar una visión completa de la vida, pues en caso contrario pierde toda credibilidad. Un ethos asimétrico, sectario, carece de racionalidad. Una visión ética sectorializada, planteada como a manchas de leopardo, se asemeja a una persona que sólo dice la verdad de vez en cuando y pretende ser creído siempre".

Efectivamente, Navarro-Valls pone el dedo en la llaga de los republicanos, que hasta ahora se han visto beneficiados de este "voto de valores" por dar cabida a las posiciones provida, profamilia o más exigentes con la bioética. La "auténtica cuestión crucial que ha de resolverse" es si "puede justificarse moralmente la guerra y, desde esa misma posición ética, defender un programa de tutela de la vida o sostener la estabilidad de la familia".

En efecto, "no hay más que pensar en el desconcertante hecho de que un republicano tal vez reconozca de buena gana la derrota ética que se deriva de la relativización de la familia o del uso de células estaminales de embriones para la investigación, pero no estará tan fácilmente dispuesto a reconocer los aspectos éticos implícitos en la decisión de iniciar esa guerra y en las desgarradoras consecuencias que ésta sigue provocando. Es más, para algunos 'teocon', apoyar la guerra es en sí mismo una cuestión ética situada en un nivel muy superior respecto a la defensa del ambiente o a la construcción de escuelas en el Tercer Mundo".

Me encanta que llegue este caballero a dinamitar los maniqueísmos tan en boga hoy en día. Os recomiendo el artículo completo.

Me interesa, por otra parte, esa referencia a los teocon. Como titulo esta entrada, se avecina un nuevo confesionalismo. En Estados Unidos, estos value voters, etc., se mueven en un ámbito de faith-based policies. Un concepto que me parece erróneo, hijo del fundamentalismo evangélico. Es un hecho que hoy por hoy determinados valores universales (ni de derechas ni de izquierdas, ni demócratas ni republicanos) están siendo sólo sostenidos por una visión no relativista que en Occidente encuentran su mejor acogida en la antropología cristiana. Sin embargo, pedir políticas "basadas en la fe" o partidos confesionales, o el confesionalismo del Estado, o considerar esencialmente unidos el cristianismo y una manera de entender lo temporal... son regresiones. Son maneras de mostrar que no se ha entendido lo que desde Ratisbona ha señalado Benedicto XVI. Que la razón es "la amplitud" donde establecer el diálogo entre culturas, entre formas de entender la vida. ¿Por qué exigir a la sociedad que se rija legislativamente por un conocimiento fruto de un don como es la fe? Aunque el conocimiento a través de la fe sea superior, ¿por qué rechazar el medio que Dios ha puesto en el hombre para que sin necesidad de esa fe pueda alcanzar el conocimiento de lo universal, de los mínimos morales, y con ese rechazo dejar fuera del diálogo a quienes no tienen fe?

El neoconfesionalismo va calando en Estados Unidos. Ya hay quien, utilizando el mismo torcido sentido de la democracia del relativismo, exige que se respete una postura adoptada "porque lo dice el Deutoronomio", un flaco favor tanto a la religión como a las leyes de su país, y una comprensión paupérrima de lo que significa la libertad religiosa. El neoconfesionalismo se respira también en ciertos sectores del catolicismo español. Un neoconfesionalismo que, a mi juicio, fomenta la mediocridad intelectual y la conversión en dogma de cuestiones legítimamente opinables. Pero de esto ya hablaremos otro día.

7 comentarios:

Terzio dijo...

Caríssime: Te prefiero como articulista.

Bien!

Ahora no tengo tiempo, después - D.m.- sigo. Pero, ¿no es peligrosa una política-fe si lo que se lee es, preferentemente, el terrible Viejo Testamento?


Y, ¿no será temible cualquier postulado político que reafirme la fe y se olvide de la razón natural-la moral natural-el humanismo...etc. con todas sus consecuencias?

Si la Providencia saca del maldito charco de sangre de Irak, el Líbano, Gaza...etc, una reacción moral y social contra la perversa política de los EEUU y sus presidentes, volverá a escribir derecho sobre los renglones torcidos de la Historia.

Bien por D.Joaquín y bien por tu artículo, D.Agus!


+T.

Terzio dijo...

Bien.

El articulazo de Navarro Valls es demoledor...para el que asuma y esté a la altura de ese nivel de discurso y concepto políticos.

Admirable que no se salga de la ortodoxia del mejor Pensamiento de Occidente y que haga referencias a la Ética a Nicómaco de Aristóteles, a Hugo Grocio, Hobbes y a J.Pieper, conjurando un irreprochable y altísimo tribunal de autoridades de lo político.

Clarividente cuando recurre a la tradición para evidenciar la confusa crisis que sufrimos y de la que no saldremos sin volver a esos sólidos recursos.

Una duda: ¿Sólo El País publica en España (y La Repubblica en Italia) el articulo de Navarro Valls?


P.s. Cuánto y qué bien ilumina la huella de JP.II


+T.

Agus dijo...

Muchas gracias por tus siempre esperados comentarios, Terzio.

La verdad es que es un artículo fantástico. Y lo cierto es que no creo que nadie más reprodujese el artículo porque supongo que es un acuerdo que El País tendrá con La Reppublica (son de corte ideológico semejante, si no me equivoco) para reproducir artículos suyos. Es como El Mundo con el Corriere della Sera.

Mucho españolete debiera leérselo.

Terzio dijo...

Pués ponlo en el foro de tú ya sabes, a ver qué dicen por allí (¿!).


+T.

Agus dijo...

Je, je. Allí especialmente vendría muy bien. El católico de este país está un poco descompensado moralmente.

Arantxi dijo...

Muy buen artículo, Agus

Este verano tuve ocasión de leer el libro democracia y crsitianismo, de VV.AA. Un artículo lo escribía Andrés Ollero, desenpolvaba su minilibro "democracia y convicciones en una sociedad plurar" (mini referido al número de hojas, su contenido, es maxi...). Abordaba la cuestión del argumento racional para entrar en diálogo con la sociedad civil; no hay otro argumento para el DIALOGO entre iguales
saludos...

Agus dijo...

Arantxi, no sé quién eres, pero gracias por tu aportación. Sí parece que Ollero es un tipo con las ideas claras al respecto.