lunes, 23 de octubre de 2006

Mal tiempo y mala cara

Cuando es lunes y uno comienza la semana durmiéndose, llegando tarde a trabajar después de una hora y media en los transportes públicos, sometido a la presión psicológica de viajar en el autobús embotellado en un atasco 'made in obras de la M-30' y con el tímpano perforado por un vecino pessssao, sin poder afeitarse, aplatanado por las bajas presiones y la lluvia, teniendo que escuchar las patéticas blasfemias contra la Virgen de un capullo a las puertas del metro, y subiendo las escaleras mecánicas a pata porque no funcionan... uno se da cuenta de que no será original quejarse y creerse la víctima de una conspiración universal, pero de alguna manera hay que liberar el estrés.

Lo cierto es que no me puedo quejar realmente. No es que uno sea la de Lissieux arrostrando las contrariedades del día a día, pero la verdad es que cuando la semana comienza con tantos contratiempos no es ilusión boba pensar que las cosas sólo pueden ir mejor. Y así me sostengo, con la promesa de un después mejor.

(De todas, todas, qué se podía esperar tras un domingo de gloria como el de ayer, con Alonsete y el Madrid haciéndonos estar felices, aunque sea con disfrutes elementales... Tras el gozo viene la tempestad. O algo así.)

1 comentario:

Terzio dijo...

Bué...

Servidor amaneció con retardo; soporté impaciente a una setentona archi-beata al cubo repitiendo al compás del celebrante t-o-d-a la Stª Misa; seguidamente sesión de hora y media con estresada-ansiosa-culpabilizada...y sin "fruto" final (en el entreacto-espera se me desesperó una impaciente y se fué desairada y mohína); a continuación chaparrón con vendaval y paraguas con múltiples e irrecuperables tráuma-fracturas; periódico recién comprado, en charco y empapado hasta las esquelas inclusive; "desayuno" breve y sin sólidos a la hora del Ángelus; pantalón empapado hasta las mismísimas ...; zapatos que cantaban bajo la lluvia y calcetines negros desteñidos en retintos piés...

Total, las cuatro y sin almorzar...

N.B. Menos mal que el recuento de la colecta del Domund, esta tarde, ha resultado el doble que la del año pasado: Biemmm!!!( Efecto, en parte, de los 5 buenos sermonazos 5 que les espetó ayer a los fieles/as).


1Saludazo, quejica!