viernes, 15 de septiembre de 2006

Volver a Grecia

En la séptima conversación, editada por el Catedrático Khoury, el Emperador toca el tema de la guerra santa. El Emperador debía haber sabido que en la surah 2.256 se lee: "No hay obligación en la religión". Según los expertos, ésta es una de las suras de la primera época, cuando Mahoma era todavía débil y estaba bajo amenaza. Pero naturalmente el Emperador también conoce las instrucciones, desarrolladas más tarde y escritas en el Corán, referidas a la guerra santa. Sin descender a detalles, tales como la diferencia de tratamiento según aquellos que tienen el "Libro" y los "infieles", se dirige a su interlocutor con una asombrosa brusquedad acerca del punto central sobre la relación entre religión y violencia en general, diciendo: "Muéstrame simplemente que lo que trajo Mahoma era nuevo, y encontrarás sólo cosas malas e inhumanas, como el mandato de extender por la espada la fe que predicó". El Emperador, después de haberse expresado con tal contundencia, continúa explicando con detalle las razones por las que extender la fe a través de la violencia es algo irracional. La violencia es incompatible con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. "Dios", dice, "no se complace en la sangre y no actuar racionalmente es contrario a la naturaleza de Dios. La fe nace en el alma, no en el cuerpo. Cualquiera que lleve a alguien a la fe necesita la habilidad de hablar bien y razonar adecuadamente, sin violencia ni amenazas... Para convencer a un alma racional, uno no necesita un brazo fuerte, o armas de ningún tipo, ni cualquier otro medio de amenazar a las personas con la muerte...".

"La afirmación decisiva en esta discusión contra las conversiones por la violencia es esta: actuar contra la razón es contrario a la naturaleza de Dios. El editor, Theodore Khoury, observa: para el Emperador, un bizantino formado por la filosofía griega, esta afirmación es evidente por sí misma. Pero para la doctrina islámica, Dios es absolutamente trascendente. Su voluntad no está obligada por ninguna de nuestras categorías, ni siquiera la de racionalidad. Aquí Khoury cita un trabajo del experto islamista francés R. Arnaldez, que señala que Ibn Hazn llega tan lejos como para afirmar que Dios no está ni siquiera obligado por su propia palabra y que nada le obligaría a revelarnos la verdad. Si fuese la voluntad de Dios, deberíamos practicar incluso la idolatría.

"En este punto, en cuanto la comprensión de Dios y con ella la práctica concreta de la religión está implicada, nos enfrentamos a un dilema inevitable. ¿Es la convicción de que actuar iracionalmente va contra la naturaleza de Dios meramente una idea de Grecia, o es siempre e intrínsecamente una verdad? Creo que aquí podemos ver la profunda armonía entre lo que es griego en el mejor sentido de la palabra y la comprensión bíblica de la fe en Dios"

Fue en la Universidad de Ratisbona, el martes, 12 de septiembre. Y continuaba Benedicto XVI con una bellísima exposición (bella en su lógica) acerca del Logos y un repaso a las tres etapas de deshelenización que, a su juicio, ha sufrido la teología cristiana. Una a partir de Scoto y la Reforma, otra con la teología liberal del XIX y XX, y otra actualmente con el problema del multiculturalismo, que supondría que el abrazo entre Grecia y el Cristianismo es un elemento coyuntural, propio de la "inculturación preliminar" de las épocas tempranas del Cristianismo. El Papa responde a quienes afirman eso que si bien
hay elementos en la evolución de la Iglesia primitiva que no tienen por qué ser integrados en todas las culturas. Sin embargo, las resoluciones fundamentales acerca de las relaciones entre fe y uso de la razón humana son parte de la fe misma; desarrollos en consonancia con la naturaleza de la fe misma"

Y después de esta defensa apasionada de la razón, o mejor decir de la metafísica (la crítica al cientifismo empirista como reduccionismo es también clara y concisa), como vehículo para llegar a Dios, y como una de las barreras para acotar los desmanes propios de la mezquindad humana bajo la excusa de la fe, llegan determinados elementos islámicos y le decepcionan a uno. A uno, que no deja de defender la necesidad de entablar un diálogo fecundo con los elementos moderados del Islam, quizá incluso por pragmatismo, asumiendo que son parte de nuestra sociedad y que cada vez lo serán más, y que tenemos que entendernos.

El Papa tiende una mano y algunos se la muerden. Parece que algunos entienden el diálogo como dar la razón al otro aunque se piense que está equivocado. Aguardo con interés la reacción de los comentaristas de nuestro país. En El Mundo, ya he percibido un sectarismo apabullante, no sólo hoy, sino en todas las informaciones que han publicado estos días sobre la visita del Papa a su lugar de origen. A ver con qué nos regala el resto de la troupe que en estos temas funcionan a golpe de "los enemigos de mis enemigos son mis amigos".
"No actuar racionalmente, no actuar con logos, es contrario a la naturaleza de Dios", dijo Manuel II, de acuerdo a su cristiana comprensión de Dios, en respuesta a su interlocutor persa. Es a este gran logos, a esta amplitud de la razón, a la que invitamos a nuestros compañeros en el diálogo de culturas. Redescubrirlo constantemente es la gran tarea de la universidad"

Cada día uno va estando más convencido de que es el Cristianismo la única corriente de pensamiento que hoy en día defiende institucionalmente la racionalidad como instrumento primordial para acercarse a la realidad. Unos defienden que rija el estómago, otros la picha, o una fe divorciada de la razón, o la pulsión sentimental, o el porcentaje de personas, o. O. Lo más habitual en nuestro Occidente es una ecléctica macedonia de todo ello.

Que luego tenga uno que estar escuchando a Zerolete hablando de la diosa Razón como arma contra la doctrina católica... Son los tiempos.

11 comentarios:

Arnaldo dijo...

Bravoooo!!

Eso es una disertación y lo demás tebeos!!!

Apuesto que el análisis que hace Bill Cosby sobre la sociedad negra de hoy en día, de lo que fue y lo que es y será, de los orígenes de sus ancestros... también os enriquecerá en este aspecto!!

Puede que el saxofón también os guste!!

http://www.youtube.com/watch?v=7voP6aUCjz0

Buen fin de semana,

Force be with you!!!

Agus dijo...

Estos de la hora chanante son la pera. Yo inventé el ctrl+Z... Yo invénté el ctrl+Z...

paapa dijo...

Realmente muy bueno el comentario. Muchos deberían leer el texto completo de lo que dijo Benedicto XVI, a ver si se enteran.

Agus dijo...

Por cierto, que la controversia ha logrado el milagro de que en la BBC se hablen de palabras del Papa, al menos en la radio.

Eso sí, batería de informaciones con los argumentos contra el Papa y una con las palabras de Lombardi.

Cuando el mayor argumento que se puede utilizar es que cómo no critica el Papa la "cruzada" de Bush, entonces apaga y vámonos... a seguir dando la matraca con la verdad, ¿o qué se creían estos?

Anónimo dijo...

Si defender la racionalidad es renegar de la ciencia, apaga y vámonos.

Agus dijo...

Principia la demostración de racionalidad.

Qué miedo. La barbarie está más encima de nosotros de lo que yo pensaba. Qué intento más mezquino de acallar el diálogo intelectual con los gritos de jauría fundamentalista.

Agus dijo...

http://www.abc.es/20060915/internacional-oriente-medio/colocan-bomba-iglesa-gaza_200609151651.html

Too Picky 4.1 dijo...

"Si defender la racionalidad es renegar de la ciencia, apaga y vámonos."

¿Quién reniega de la ciencia? ¿Aquel que eructa una máxima sin fundamentar? ¿O el que, basándose en la creencia personal de un orden en el universo, intenta utilizar el método científico para resolverlo, seguro de que existe una verdad? En el último grupo incluyo a Albert Einstein, en el primero a Anonymous.

Agus dijo...

Ah, si sólo fuera una máxima sin fundamentar... El problema es que es una máxima fundamentada en la ignorancia, convirtiéndose así en una mentira, que es el peor mal que nos acosa.

El pobre Anonymous parece no saber que la ciencia empírica, como bien dice Benedicto XVI, es un conocimiento parcial de la realidad. Bastante fiable, pero parcial. Una visión de canuto, vamos.

batiscafo dijo...

El ecumenismo es uno de los objetivos más claros del pontificado de Benedicto XVI.

Descontextualizar y tergiversar sus palabras denota una ceguera tremenda. Sólo basta leer el texto completo para comprobar que se centra en las relaciones entre fe y razón y no en una condena del Islam.

Quienes acusan al Papa actual de intolerante ni le conocen a él, ni conocen a Dios ni saben lo que es la verdadera tolerancia.

Lo que más me molesta no es que haya fanáticos, que siempre los ha habido, sino que los medios de comunicación se presten a hacer de corifeos del mal sin rubor. Un poco de profesionalidad y de respeto a la verdad, por favor.

Francis dijo...

Y, como dijiste, Agus, diálogo interreligioso no es mirarnos el uno al otro y decirnos: "qué bonito" o, en palabras de Lobo, "chuparnos las pollas" mutuamente. Diálogo interreligioso es abrir debate INTELECTUAL (esa palabra que a tantos suena a chino) sobre nuestras respectivas religiones. Eso ha intentado hacer el Papa, pero se ve que los musulmanes no saben lo que es dialogar (o que su forma de dialogar es a base de matar monjas que sacan adelante Somalia y quemar iglesias de gentes pacíficas de Gaza).