miércoles, 13 de septiembre de 2006

Lágrimas por España

Ciertamente la lucha que ha desembocado en los cambios del 1989 ha exigido lucidez, moderación, sufrimientos y sacrificios; en cierto sentido, ha nacido de la oración y hubiera sido impensable sin una ilimitada confianza en Dios, Señor de la historia, que tiene en sus manos el corazón de los hombres. Uniendo el propio sufrimiento por la verdad y por la libertad al de Cristo en la cruz, es así como el hombre puede hacer el milagro de la paz y ponerse en condiciones de acertar con el sendero a veces estrecho entre la mezquindad que cede al mal y la violencia que, creyendo ilusoriamente combatirlo, lo agrava" [la negrita es mía]


Di que leía esto ayer, en la Centessimus annus de Juan Pablo II. Y di que hoy me asomo a esa parte de la realidad que son los medios de comunicación y vuelve la desazón, el lamento, la honda pena, al observar la división entre españoles, el desprecio a la verdad ante los intereses ideológicos o económicos (políticos, al fin). Digo "vuelve" porque dos meses y medio de verano, y contemplando España desde el exterior, le tranquilizaban a uno, le hacían pensar que estaríamos más sosegados.

Pero basta asomarse, ya digo, a los medios de hoy y... Asco. Un paseo por alguna de las noticias de Periodista Digital y una lectura de sus comentarios bastarían para, más allá de la primera (o primaria) reacción -una carcajada- que puede provocar el soez refinamiento de algunos insultos, comprender dónde estamos y cómo.










Creo que cierta decadencia de nuestra sociedad se manifiesta especialmente en el desvergonzado desprecio por la verdad. En España hay poco intelectual, y mucho ideólogo. Y lo que nos queda. Pero por si alguno pensaba que habrá reacción... Un lingotazo más de comprehensive school, palabras vacuas y desuello intelectual, hala. Sí, siempre digo que eso nos convertirá en los líderes del mañana. Sólo espero que para entonces la barbarie no haya alcanzado tal nivel que devore a las élites.

Qué subrayado son las palabras de Chesterton cuando decía que "a veces es fácil dar la sangre por la patria, y más fácil dar dinero. Lo difícil, a veces, es darle la verdad".

No hay comentarios: