viernes, 8 de septiembre de 2006

Esto no es un juego

Lo que pienso decirle es que si quiere dedicarse a escribir, aunque sea en el plano crítico, que es algo absolutamente necesario y exige un amor a la literatura tan grande o más que el del escritor, tiene que proveerse de coraje, de la mayor competencia posible.

Estas palabras, escritas por José Jiménez Lozano a una estudiante universitaria hace algo más de diez años, han golpeado mi corazón estos días, coincidiendo con un replanteamiento de mi vida profesional. Han sido un cañonazo más en un cúmulo de experiencias interiores acerca del proceso creativo que han tenido su culmen en las Jornadas Humanísticas, y especialmente en un recital poético a cargo de Álex González, en el que declamó durante una hora un poemario de Carlos Pujol sobre Bernini. Durante esos minutos, pude percibir junto a mí la voz de Bernini, que era la de Carlos Pujol, que era la de Álex. Que quería ser la mía.

A mí me parece bien que usted estudie Humanidades: cuanto más estudie, mejor. Cuanto más lea, mejor. Y lo que hay que leer –unos cuantos libros esenciales-cuanto antes. Si le apasiona la literatura, tiene que chapuzarse en ella. A escribir se aprende leyendo, viviendo, mirando el mundo y dándole la vuelta como a un tapiz o un calcetín.

Y también:

Cuanto mejor sea su preparación intelectual, mejor. Nadie le va a regalar nada, ni a facilitarle nada por eso, pero cuenta como nota para usted misma, y podrán hundirla, pero nadie la comprará, ni la venderá; le tendrán respeto. Y las Humanidades son algo imprescindible, desde luego.

Game over.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Afortunada estudiante que tuvo tan sabios consejos!

Gracias por abrir esta brecha al pragmatismo imperante.Ojalá podamos echar aquí el ancla de vez en cuando para disfrutar de un poco de calma y de aire fresco.

Coraje. Es necesario para, cómo dice d'Ors, "aprender esa magia de disponer los nombres de las cosas de forma que quien lea nuestros versos regrese salpicado de salitre, tostado por el sol y confortado por el fuego salvaje de la hoguera alzada por nosotros con dos o tres palabras".

Buena singladura a esta bitácora!

Francis dijo...

Humm... me pregunto quién será "el usuario anónimo" dorsiano...

En cualquier caso, bien por el blog, y buen comienzo: efectivamente, esto no es un juego. Mola.

Assumptus dijo...

Me gusta Bernini!

Y Newman, claro...

¿No se templó el Oxford del colegial del Oriel con las aguas de las fontanas del Bernini?

Las "humanidades" son el resultado de un crisol donde tantas cosas quedan aleadas como bronce (lo insustancial lo consume el fuego)que será forma, o sonido, o memoria...

Ese "Al principio era la Palabra..." y "...el Verbo se hizo carne..." son el Evangelio de las Humanidades, y casi una vocación para su gente: Ser palabra y volverla carne; sufrir la carne y hacerla palabra.

Fiat!